capitulo # 4 Valentina

 

 

valeAyer hablamos hasta media noche. fue tan corto el tiempo, pero maravilloso, hablamos de muchas cosas; de lo hermosa que es, de lo fuerte que debe ser uno cuando las cosas no salen a nuestro favor, es tan comprensiva. Es lo que siempre busque en una mujer. Se muy bien que se reserva tantas coas que abecés creo saber las respuestas de todo lo que no me muestra, queda admirada con todo lo que le digo, y si supiese todo lo que aria por ella quedaría helada.

Esta mañana desperté al sonar mi celular, era ella quien llamaba y no pude responderle a tiempo. Es la primera vez que me llama; siempre lo hago yo.

Cuando regrese la llamada me disculpe, es lo menos que podía hacer. Es tan relajante escuchar su voz a buena mañana. De hecho, es bueno escucharla a cualquier hora y es algo que siempre suelo decirle por que es la mejor forma de empezar bien mi día.

Dijo que debía ir al centro a terminar sus cosas que ayer empezó, entonces le pregunte si tenía tiempo para que pudiésemos almorzar, ella dijo que sí. Me puse nervioso al saber que por fin la tendría cerca. tan cerca que podría escuchar su respirar. Y fue justamente, así como paso en el momento que la pude saludar, su mirada enamorada y su mágico sonreír me hiso sentir vivo, en un par de segundos pude notar que sus manos eran como las de un ángel, y sus labios se veían tan suaves como un algodón. realmente me di cuenta que ella si es lo que soñé, no es que tuviese dudas, si no que se sentí una conexión brillante al verla. Mientras íbamos camino al restaurante mis manos se pusieron heladas por unos instantes, no decía mucho. pero bastaba su presencia para paralizado, ella sonreía como siempre lo sabe hacer, Con ese toque fantástico y único. Es sensacional poder tener la oportunidad de conocer a la mujer que siempre admire. la conocí antes, pero sin poder disfrutar de estos momentos que ella me pudo dar hoy, me dio un sueño completo con tan solo tocar mis manos; me dio un camino al cielo y yo le di mi alma en un sonreír. Estando en el restaurante olvide todo, mi trabajo mis problemas y hasta la hora.

Deseaba que los minutos no pasaran con tal de tenerla siempre frente a mí, pero la realidad era otra. Ambos teníamos cosas por hacer, así que se me ocurrió acompañarla a sus vueltas para avanzar mientras yo acomodaba mi tiempo a manera que todo saliera bien. Fue un momento que no tengo todos los días porque siempre almuerzo solo.

¡Hoy estuve frente a un ángel!

Ella confeso antes de ir al restaurante que deseaba verme, tenia curiosidad talvez por saber si todo lo que yo le decía era cierto. Tenia esa duda si yo realmente era lo que yo decía ser. Pues había dicho y prometido hasta el universo completo en tan solo unos días, cosa no muy usual para ella por que no siempre hay un loco enamorado como yo, tratando de conquistarla cuando apenas la había visto un par de veces. En cambio, yo sabía que no necesitaba una vida entera para saber si ella es lo que yo espero. Y si, si es lo que esperaba y también lo que necesito.

Me confesó ser una mujer prohibida en algunos aspectos de su vida, y por otro lado confeso ser libre, también al mismo tiempo presa de sus miedos, miedos que yo pienso romper y así poder demostrarle que puedo dar mucho mas de lo que suelo prometer. Y como no hacerlo si estoy encantado desde la vez primera vez que aprecie su belleza.

Este día fue admirable y a ella le gusto lo bien que la pasamos. A mí me fascina la manera que solemos complementarnos y es que me hace revivir pasiones que un día estuvieron plasmadas.

se dominar mis miedos, ya no tengo nada que perder y necesito estar en paz conmigo mismo para darle lo mejor que pueda, paz que solo ella sabrá darme. Debo respetar sus opiniones y decisiones, pero no dejare caer mis brazos. Al contrario, los tendré siempre arriba para poder darle mi infinito amor.

Pienso que uno puede ser prohibido solo si uno quiere, pues la libertad siempre estará disponible así haya mares por cruzar, yo los cruce todos y es así como me siento. Le demostrare que los miedos pueden ser vencidos.

Fuimos a mi oficina luego que terminamos de hacer las vueltas, Moria por abrazarla y vivía solo para ella en ese preciso momento.

No podía contenerme y me acerque a ella, estuvimos a un segundo de la gloria hasta que la bese lentamente, entonces allí fue donde sentí estar en el paraíso y de repente sonó una de mis canciones favoritas. “La gloria eres tú” por supuesto le dedica esa canción y otra más. La abrace tanto esta tarde que me siento tan feliz, y por alguna extraña razón sentí que ella necesitaba esos abrazos. Note tanta soledad en su alma que podría decir que esto que paso era necesario para los dos. Estar con ella es descubrir el amanecer.

Cuando el sol ya caía note que los rayos resplandecían como lo hacía su mirada en el instante que nos besamos. Sus labios se aferraron a mí y los míos igual. Besa como lo soñé, es un encanto de mujer y me pierdo en su mirar y sonreír. Su piel es tan bella y reluciente como una estrella fugaz.

Luego que nos despedimos la extrañe al primer momento que deje de verla, y es que me hace falta desde el día que la vi, estoy a un hilo de enamorarme. Se podría decir que ya estoy rendido a sus pies. Muy rara vez me siento en este estado, y dejo mi machismo a un lado para aceptar que estoy donde quiero estar, en sus brazos solo siento alivio y mis penas son opacadas cuando ella me abraza. Acepto que la necesito como el aire que respiro, como la luna al mar. Yo no puedo olvidar esta tarde porque lo único que hago es pensar en ella una y otra vez, la necesito y la extraño tanto que lo primero que hice al llegar a casa fue escribir este capítulo que me hace recordarla tanto cada vez más.

Quiero que se repita esta ocasión una y otra vez hasta volverme loco al besar sus labios, nunca conocí mujer tan bella, aun sabiendo que no esta preparada para una relación, yo luchare para que así lo sea. No pierdo nada al intentarlo mas que un par de sueños rotos. Mi fe crese si ella esta a mi lado y no quiero pensar que un día se aleje, porque con ella se ira lo que queda de mí.

Mis ganas y mi fe son para ella, mi delirio está al borde cada noche que la pienso y no duermo sin despedirme de ella en una llamada, espero esto avance cada vez más y no acabe nunca. o mi soledad acabara conmigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s