Capítulo # 13 Valentina

vale

Si la esperanza es lo último que se pierde, entonces seguiré soñando con ser el amor de su vida, y mas ahora que se declaró una persona libre.

Después de aquella noche de haberla visto, pasaron muchas cosas más; salimos tal como lo habíamos planeado. ahora conversamos cada vez mas y los atardeceres son más resplandecientes para mí. Como opacos son los días cuando me enojo por tonterías o por cosas en las cuales ella y yo no concordamos. en fin; la he visto un par de veces más y ahora me siento tan suyo que no puedo escaparme de su red. Sus brazos es el único lugar donde quiero acabar, en un suspirar de ella mis sueños son realidad, mis poesías cobran vida y sus besos me hacen volar.

Tenemos confianza y es inevitable que mi morbo no invada su privacidad, nada fuera de lo normal por supuesto. cuando a mi lado esta mis deseos son provocados por sus besos, muero y vuelvo a revivir. soy prisionero de su mirar, No soportaría tenerla y perderla mucho menos ahora que ella confía en mí; no hare que mis estupideces hagan daño a esto bonito que nos está pasando. los celos han invadido mi sensatez una y otra vez hasta llegar a fuertes discusiones. Me es difícil creer en las personas por cosas que ya viví, pero también sé que cada persona es diferente a la otra. Pero no soy perfecto y acepto mis errores. perfecto el tiempo que Dios nos regala cada día, perfecta la lluvia y el viento; perfecta la forma en que ella me ve.

Sus celos también son evidentes y no lo acepta por que no acostumbra a celar. Pero puedo oler en su piel ese malestar, puedo ver sus pupilas y su semblante cambiar por completo. Mis deseos hacia ella son muy fuertes y quiero que nunca cambien por que todo lo que hago es pensar en ella aun cuando duermo.

Tanto hermetismo no me es posible manejar y termino cediendo a sus peticiones y confesando que morí. que cuando la vi, soñé que era para siempre mía. soy el causante de esta bonita historia y que es ella quien me hace escribir cada una de estas líneas. Que reviví cuando me beso por primera vez.

un día menciono que iría a una fiesta y pidió que yo estuviese allí, comento que no estaríamos solos; pero que más daba si yo soy feliz solo con verla. Sin pensarlo accedí, no iba a perder esa oportunidad de estar a su lado. al llegar el día de la fiesta; llegamos temprano, cada quien por separados.

-fue esa noche donde conocí a su hermana- muy bella, por cierto.

Aun recuerdo la forma en que Valentina se movía, baila como Diosa, baila al ritmo de la noche y su sensualidad es inevitable, sus cabellos lucían muy bien y me conquistaban minuto a minuto. Mientras ella me bailaba yo me perdía en su aroma lentamente y rosaba su piel, las luces nos embriagaban con su destello y su cuerpo me perdía en muchas fantasías, fue todo un placer estar junto a ella esa noche. Los besos que nos dimos fueron como diamantes brillando en nuestros anhelos.

Cabe mencionar que hubo escenas no esperadas, celos no deseados. Miradas fuertes y problemas a terceros, en fin, mi noche fue muriendo lentamente a causa de situaciones que se presentaron y no fui capaz de manejarlas muy bien.

La pelea entre nosotros fue un hecho atroz que no quiero para nada recordar, comprendo su enojo y no quisiera pasar por eso nuevamente, pero ella también fue responsable de algunos actos.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s