capítulo # 14 Valentina

vale

Es sabio el tiempo al ponerla en mi camino, todo lo que un día fue fantasía ahora es realidad y eso que aun no dejo de soñarla cuando le digo que la amo. Mil locuras tengo para ella en este mundo frio y sus brazos son los que brindan el calor que necesito, si de elegir por alguien en otra vida la volvería hacer mía una vez mas. No es un juego el amor y esta historia audaz es prueba de ello. Si la perdiera; mi esperanza y mi alma morirían para siempre.

Es maravilloso cuando valentina y yo tenemos ideas, es fabuloso que como polvo en el viento hayan quedado nuestras tristezas en un pasado. Ahora que ella esta junto a mi todo es bueno. Lagrimas envueltas en soledad están como solo recuerdos. Es increíble amarla cada día más. Ella es la dueña de mis sueños, no quiero que estos momentos felices pasen, aun sabiendo que nada dura para siempre. Solo el infinito y puro amor que un hombre puede tener hacia una mujer. Como puro es al amor que ella siente por su hijo.

Cuando pasan las horas y no esta a mi lado la extraño demasiado, a cada paso que doy a diario valentina siempre está conmigo y es inevitable no estar en ese sentimiento tan natural como lo son sus besos. Me aferro tanto a la idea que ella sea para mí la última mujer.

Cada día lucho por lo nuestro y trato de hacer las cosas bien. aun en medio de fuertes discusiones que son como huracanes desbastando todo a su paso. No es nada fácil para mi controlarme cuando siento celos. No me es fácil saber que tenemos muchos conocidos en común y que casi nadie sepa nuestra historia soñada, pero aun sigo aquí esperando porque nuestra relación sea gritada a los cuatro vientos. Se me va la vida si el silencio se apodera de todo lo que quiero gritar. Imagino que no hay margen para error porque todo lo quiero bien hecho, ni siquiera su hermana sabe de lo nuestro, pero los rumores ya están saliendo a la luz. Me refugie en ella desde la primera vez que nos pudimos ver y ella pudo acabar con mi soledad. No se que aria si ella ya no estuviese junto a mí. Sigo esperando por que nuestro amor se desate como una fuerte ola.

A cada rato le confieso tres palabras que nunca dejare de mencionar

-me encantas mucho-

en esas tres palabras puedo confesarle mi vida entera, como todo un mar de secretos. También confieso que me pierdo en sus pechos cada vez que puedo; y que en sus curvas quiero cada noche acabar, me desahogare en su boca, en cada beso que le pueda dar. Me derretiré en su Coello cuando esté a punto de alcanzar la gloria. Suelo confesarle que ninguna mirada es como la de ella, y que la vendita forma en que me ve y me pone en tención, en un peligro que no puedo esquivar.

Estoy encadenado a su forma de hacerme el amor, es tímida y explosiva a la vez, es un castigo tocar su piel si no me adueño de ella, así que trato de entrarme cada vez que pueda aun sabiendo que nuestro tiempo cuelga de un hilo, pero no puedo dejarla ir si no le demuestro que me tiene como un loco enamorado. Minuto a minuto caigo de rodillas a su encanto y me voy enloqueciendo cuando roso su delicada piel, todo me conduce a una sola imagen y es allí donde me doy cuenta que ya no puedo más. que debo hacerle el amor antes que se rompa el hijo que sostiene al ultimo minuto que nos queda antes que pueda marcharse.

Cada día que la veo, cada vez que nuestro encuentro se nos da, trato de hacerle sentir lo que nunca vivió, esta vez que la vea le diré que la amare hasta el fin de este vendito mundo, que la amare si existe otra vida por que ella es para mi lo que siempre soñé, mi doncella, mi valentina. mi infinito amor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s