Capítulo # 18 Valentina

vale

Una vida entera planeada tengo para ella donde nada más importara, solo nuestros corazones latiendo fuerte como mares rompiendo cadenas y buscando libertad.

En las fantasías de su alma es donde quiero morar, entrare poco a poco hasta llegar al final de cada uno de sus sueños, y desbordarme suavemente con lujuria y acabar en su despertar.

Dibujare en ella, cada mañana la sonrisa mas pura cuando despierte en mi, hare eterno cada minuto al amarla, mi mundo para ella será inmenso como cada suspiro que tiene hacia mí, seré esclavo de sus besos cada tarde cuando el sol muera y viviré Cada noche amarrado a su piel.

La luna encantada contemplará a brazos abiertos su mirar mientras la brisa acaricie su rostro la noche en que mas la ame, no abra un cielo oscuro, mas toda estrella existente en el universo brillará solo para ella en el evento donde la protagonista será la aurora de su alma dando luz a mi existencia.

No abra poetas que puedan describir con palabras ese brillo de sus ojos, por que simplemente no hay manera de que me resista a ese mágico momento.

Como aquella vez, aun llevo tatuado en mi corazón aquel momento cuando nos vimos donde su amiga Maite.

Esa noche no existió límites, no existió nada más que deseos de besarla sin pensar en dejar de hacerlo, fue un momento que nunca antes viví, pues jamás en mi vida mi mundo se había detenido tan rápido. Fue esa misma noche donde todo para nosotros cambio dando existencias a nuevos propósitos. En ese instante solo quería desaparecer con ella de la mano y llevarla a ese lugar donde existen sueños hechos realidad y universos de fantasías por descubrir.

En fin, toda una vida entera no bastaría pues un infinito amor no tiene hora para amar, y es la propuesta que le are esta vez que la vea, no buscare a ninguna otra mujer pues lo que buscaba ya lo encontré, por más batallas que pierda, no perderé la guerra. porque la causa es justa y es mía, así como lo es ella cada vez que la veo. Hacerle el amor es conocer al mismo paraíso y no quiero que el minuto final llegue cuando esta por irse, aún estoy sediento y ella es el agua que apaga mi fuego dentro de mí, es ella quien todo lo enciende con un simple movimiento.

Continuara…

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s