Siempre nos pasa en algun momento. 

K.f

capítulo # 4 un bonito error

IMG_20170427_185717_725Después de aquella larga cita en él consultorio de Sofía, Daniel se dirige a su casa. Al llegar pide que le sirvan un café, cosa que casi nunca hace; pues no suele llegar temprano a casa. Cuando está sentado pensando en que dirá, llega Scarleth y se sienta junto a él. Ambos se ven fijamente mientras él toma un sorbo a su café, que de hecho está muy caliente. El no haya que decir y derrama un poco en la meza, tal vez por nervios o por que se quemó. Claro a mí también me pasaría lo mismo si tuviese a una loca como ella frente a mí. Pero por fortuna no tengo a una loca y tampoco a una mujer sensata a mi lado, así que me encuentro escribiendo este capítulo. Luego de unos segundos él  dice; tenemos que hablar. ¿Cómo es posible que le hayas reclamado a una desconocida? Insultaste a alguien que no conoces y que yo tampoco, tan solo es una profesional ganándose la vida, cosa que tu no haces. Estudiaste para nada. Sabes; ya no estoy visitando a Fanny la psicóloga con la que tanto me celas, cometiste un grave error, Sofía es una profesional en su labor y toda una desconocida para mí. Sin embargo, fuiste a calumniarla sin saber de quien se trataba. Pase una enorme vergüenza y tuve que decirle que tú me celas con tal vez una colega suya o algo así. Para que lograra comprender el mal rato que le hiciste pasar. Tengo suerte que aun quiera darme las siguientes terapias.

Eres un descarado, no mientas ella es la misma tipa que invitaste a cenar cuando aún recibías tus terapias por tu disque trauma. Eres un imbécil. Respondió Scarleth perdiendo el control.

No, no lo soy, y en todo caso prefiero ser un imbécil a un loco maniático como tú, sí que necesitas un psicólogo más que yo. No tengo necesidad de estar a tu lado, quiero el divorcio lo antes posible, esto no tiene solución; Me volverás loco. Más rápido que un parpadeo si continuo a tu lado.

-Respondió Daniel enfurecido por los insultos de su esposa-

¿Y quién no? Si cualquier persona tiene límites con su paciencia. No todo el tiempo somos los hombres los que causamos rupturas en las relaciones. No siempre es así. A decir verdad el mayor porcentaje en fracasos en el hogar es culpa de nosotros. Lo admito, pero si bien es cierto cuando las mujeres son las culpables lo hacen de una manera muy peculiar. De una manera tan rápida, tan eficaz que es imposible un error en cuanto a llevar un plan malévolo se trata. Siempre he dicho que una mujer es más inteligente y es perfecta haciendo algo por venganza, baya que si saben hacer las cosas malas de una forma que ningún hombre aria. Son mucho más inteligentes que los hombres cuando se enfocan a realizar una tarea específica, si ellas dicen lo are así, porque así lo quiero; entonces así será. Nos daríamos cuenta muy tarde. Para ese entonces ellas ya abran logrado su propósito, y sí; estoy hablando justamente de eso que están pensando. “adulterio”

Luego de eso el entro a su habitación, puso llave a la puerta, saco de su maletero el libro que la psicóloga le había regalado, la idea del divorcio no la había tomado tan enserio, hasta que unas horas después cuando apenas iba por el capítulo número ocho, se dio cuenta que su matrimonio se había estancado con una gran distancia entre el cielo y el dolor. pudo notar que al mirar hacia atrás ya no podía ver la magia que un día existió en su hogar, recordó que su relación valía oro en aquel entonces cuando apenas eran novios, pero la rutina, el tiempo, los malos entendidos, los celos, las desmotivaciones. En fin, muchas cosas que desbordan un hogar habían acabado con todo. Que tanto el como ella fueron participes de un fracaso exitoso. Que aunque quisieran ya nada sería igual, pues siempre queda una espina en el lugar de la herida.  Se dio cuenta que cada lagrima fue forjada por largo un largo tiempo.

Era el momento preciso para retirarse, no tenían hijos y ambos estaban bien, en un estatus económico bien alto con los que siempre habían soñado. Tal vez grandes amores esperando por cada uno de ellos en algún lugar. Pero esto es algo que yo estoy pensando, ¿pero y ellos?

Después de un par de horas, el sale de su habitación. Luego de unos instantes se da cuenta que el carro de su esposa no está, ya casi eran las ocho de la noche. Scarleth había salido. ¿Pero a donde se había dirigido? Ella recordó que una vez vio en fotos a Fanny la amiga de su esposo, no podía con la duda, así que decidió acercarse a la casa de Sofía. Quien sabe, como y donde obtuvo la dirección. Como ya dije antes las mujeres son más astutas que los hombres en ese aspecto. Bueno en ese y muchos más, para ser más sincero. En fin; allí estaba rondando los pasajes donde vivía Sofía. Estaba ella en la sala leyendo el libro, se podía apreciar pues estaba muy iluminada toda la zona. Y la sala con cortinas blancas recogidas tenia vista al interior de la casa. Ella percata que hay un carro rojo en frente de su casa, el mismo que estaba a la par de la pareja que discutía aquea noche. Ella sabe que es el carro de uno de los dos. Ella pensó es Daniel, cuando asoma se da cuenta que es Scarleth, lo supo por que pudo notar su rostro y también por la forma en que conducía. Se marchó tan pronto vio que ella se levantó del sofá.

Scarleth no puede aún definir si ella es la tal Fanny, o si realmente se equivocó, en fin ella no paro de averiguar. Al siguiente día mientras su esposo trabajaba ella se enfocó en dar con la tal Fanny, para suerte de ella encuentra el número telefónico en una agenda ya expirada de Daniel. Mientras tanto Sofía por su parte está ahora asustada. No sabe cómo confrontar la situación pues aun las cosas no terminan. Luego de ver a la esposa de su paciente rondando la casa, sabe que las cosas no están  bien como ella pensaba, así que piensa mudarse y dejar de darle las terapias a Daniel, aunque eso no sea tan profesional pero sabe que es lo mejor por su  seguridad.

Sofía llama a su colega Ingrid. La amiga que se encontró el otro día en la galería, estudiaron juntas y se ven muy a menudo. Decide pedir consejos a ella. Necesita desahogarse así que la invita a almorzar, están a tan solo unas calles. Ella sabe que la situación se sale de control y necesita frenar esto de una vez. Cuando llega la hora de almuerzo ella sale y va por su amiga tan rápido como puede, van a un lugar cercano de sus trabajos, Sofía  tenía el menú en sus manos lista para ordenar. Nota que Ingrid saluda a alguien que va saliendo del lugar, ella voltea y se da cuenta que es Daniel. No podía creerlo.

No dice nada, tan solo queda en suspenso. Ordenan la comida pero Sofía aún sigue sin mencionar el tema principal, ella trata de relajarse. Conversan un poco de trabajo. En ese momento hay un silencio, es allí donde Ingrid pregunta a Sofía. ¿Qué es lo que me querías contar? -Hahn claro si-  te explicare todo, es un problema grande el que tengo y nunca me había pasado antes. -Respondió ella algo calmada y pensativa a la vez- ¿oye conoces al muchacho que iba saliendo? al que saludaste hace un momento. -Pregunto Sofía a su amiga- claro Daniel es amigo de mi esposo, van al gimnasio juntos. Baya que el vestido si es pequeño, justamente de el quiero hablarte. ¡Dime querida! -exclamo su amiga- el esta casado. Llego a mi consultorio por unas terapias por que tiene problemas con su mujer, las terapias las quería tomar junto a su esposa. Pero ella no quiso, y ahora entiendo porque. Así que las tomo el solo, resulta que su mujer me acusa de tener una relación con el, en la segunda cita que el tubo conmigo, yo decidí contarle el inconveniente que tuve un día antes con Scarleth, y me explico que ella seguramente se confundió, ella lo cela a él con una psicóloga llamada Fanny. Hasta allí yo tuve un respiro. En fin, ella ha llegado al grado de llegar hasta mi casa a vigilarme pues no pudo creer que yo no soy Fanny, pero esto de la visita Daniel no lo sabe. Se lo comentare en la próxima cita. Esto se ha vuelto un gran error y una desgracia para mí.

Como tú sabrás yo no me meto con hombres casados, el caso es que esto me está asustando porque se supone que Daniel mi paciente hablo con ella anoche, y anoche mismo fue que paso por mi casa. ¿Amiga tu estas segura que ella te visito? Pregunto Ingrid muy sorprendida al escuchar lo que ella comentaba. Si claro que lo estoy, yo a ella la tuve de frente el otro día no pude haberme confundido y el carro es el mismo que yo vi la otra noche mientras ellos discutían. Realmente no sé qué hacer.

Pasaban los minutos mientras Sofía contaba todo de principio a fin a su amiga.

La situación no era nada agradable y cada vez se agravaba más, pues un problema de matrimonio  es un infierno. Imagina ya con tres personas? ¡Ja pobre Sofía! tan bonita vida que llevaba. Pero como dicen por allí; la felicidad viene en pedacitos.

Ingrid decide ayudar a su amiga y hablara del tema con Daniel. Ahora Sofía ya tiene un apoyo y se siente más confiada. Su amiga aconseja que no se mude, que no tiene por qué hacerlo y que tampoco será necesario. Promete ayudar a resolver todo el problema y que todo volverá  a ser como antes. O mejor.

Continuara…

capítulo # 3 un bonito error

IMG_20170427_185717_725

Al siguiente día Sofia decide salir con su secretaria Selena, visitan una galería de arte en el centro de la ciudad. A ella le gustan mucho las pinturas, un Psicólogo siempre sabe apreciar las obras de arte. Ella se encuentra con algunos conocidos que también visitan la galería frecuentemente; entre ellos una colega y amiga de hace algunos años.

¿Hola amiga que tal estas? saludo su colega, estoy muy bien gracias, mira te presento a mi amiga Selena trabajamos juntas en mi consultorio, Selena ella es Íngrid Sandoval-  dijo Sofia presentando a su secretaria-

Cuando salen del lugar, van por el carro, habían aparcado a tres cuadras del sitio en donde estaban, ella ve una pareja discutiendo están a unos cuantos metros y sus rostros pueden distinguirse, Selena puede reconocer antes que ella; que la mujer es Scarleth y el hombre es Daniel, paciente de Sofia. Ellas hacen como que no vieron nada y suben al carro.

Esa pareja tiene grandes problemas y no podrán con ellos. – comento Sofia a Selena-

tienes razón, esa mujer está loca. ¿tú no conocías a Daniel cierto? Pregunto Selena.

No para nada, de hecho a ninguno de ellos, según ella yo salgo con su marido. Yo nunca los había visto, no comprendo como ella puede pensar que tengo una relación cuando apenas se su nombre. También dice que las terapias Daniel las recibe conmigo desde hace meses.

Debes lograr que ellos tengan una terapia juntos y así aclarar las cosas. -Sugería Selena su secretaria- tienes razón eso es una buena idea y de milagro talvez arreglan sus indiferencias.

Jueves por la mañana, Sofia se encuentra en su consultorio, revisa algunos archivos personales y también de trabajo, puede notar que Daniel llegara ese día a las dos de la tarde, tiene como propósito contarle lo de su esposa, ya que por coincidencias pudo conocerla. no le será fácil contarle que su mujer le hiso una acusación grabe involucrando su vida personal con la de su trabajo como profesional. En ocasiones ella suele preguntar cosas muy personales a sus pacientes ya que es muy necesario para poder brindarles ayuda, en esta ocasión deberá profundizar un poco más, ella quiere ayudar, pero sabe que es una situación muy grabe la que tiene la pareja, y eso sin tomar en cuenta la tremenda confusión de la mujer que ya dejo de ser una extraña, ahora también es parte de la terapia, o el tema principal.

Ella por lo general almuerza fuera, pero este día decide quedarse y comer en su trabajo. Esta vez no tiene tiempo para leer el libro, en vez de ello manda a comprar el que le dará a Daniel para ayudar con la terapia. ¡A estas alturas no habrá libro que le ayude! Dijo ella en su mente-

Debo pensar como profesional, debo centrarme y mantenerle los ánimos. no puedo ser negativa, no los conozco y no puedo ni tengo derecho para decir que ellos no podrán con este problema. Al contrario yo soy la profesional, y es mi obligación hacer bien mi trabajo. Pensó ella en su interior.

Finalmente llega la hora de la cita, llega Daniel. se encuentra en la sala de espera y se ve muy lúcido, está leyendo una revista de negocios que ya traía cuando entro. Selena observa disimuladamente y le manda un texto a Sofia para notificarle que el ya llego.

Mientras tanto él está pensando en si podrá contarle o no; que por error está tomando las terapias con ella. Al pasar quince minutos Selena hace pasar al paciente; el entra y saluda a Sofia, ella también saluda y le hace tomar asiento. Comenta algo sobre el clima para romper el hielo. Él se siente en confianza, ya es la segunda cita con ella, al pasar los minutos entablan una conversación leve sobre la economía y la salud, en eso Daniel ve una pintura en la pared. Es muy interesante esa obra. ¿Dónde la adquiriste? -Pregunto el con mucha confianza- esa pintura es una obra de mi tía- ella me la regalo para mi cumpleaños hace dos años. Mi tía es artista tiene muchas obras ya reconocidas. Dijo Sofia muy alegre al ver que el joven había observado lo que casi nadie Hacia. Para ella es bueno que su paciente entre en confianza, es necesario que se relaje para poder continuar con la terapia.

Si es muy buena, puedo ver como se inspiró desde el momento que empezó hasta que termino, es muy buena obra. -Dijo el- ella queda un poco sorprendida al notar que el joven sabe apreciar el buen gusto por el arte. ¿Cómo tú sabes de pinturas? Pregunto Sofia- él estaba viendo el cuadro mientras ella estaba a su lado. En eso el volteo y la miro fijamente a los ojos, justamente ella hizo lo mismo. Sin querer y sin intención alguna, sus miradas conectaron. El quedo en silencio y ella igual. En eso un ruido los desconecto, fue allí donde él pudo responder a la pregunta.

De pequeño mi padre me enseño ciertas cosas, me enseñó a valorar. me enseño que lo mejor de la vida es gratis. Recuerdo un día mientras me llevaba a pasear. Me comento que las personas pueden ser feliz sin dinero, que bastaba solo lo necesario para serlo. Me aconsejo que jamás dejara mis principios por amor al dinero. Que yo debía creer en mis ideales y que solo así sería un hombre de bien. En ese momento un hombre joven tal vez de veintitrés años estaba al otro lado de la calle con unos pinceles y un lienzo. Mi padre me llevó allí y pidió que dibujaran algo para mí. Desde ese día yo siempre he tenido gusto por las obras de arte, sobre todo las pinturas al óleo.

Sofia no podría creer que un hombre tan educado, tan dedicado al trabajo tuviese tan gran problema en su matrimonio; y que también compartían el mismo gusto por las obras. Es interesante lo que dices, puedo ver que aprecias mucho este tipo de arte y que en realidad aprendiste de tu padre. -dijo la psicóloga mientras sonreía viéndolo directamente a los ojos.

Es obvio que por unos instantes ambos olvidaron la terapia, y que aquel capítulo de emociones rompiendo el hielo eran más que oportunos. De hecho no había mejor terapia que recordar algo del pasado mientras ambos disfrutaban de sus paciones. La vida siempre está poniéndonos a prueba, siempre hay momentos oportunos en momentos difíciles.

Sofia pide a Daniel que se recuesté en el sofá, debe continuar con la terapia.

Espera debo decirte algo. – dijo Daniel  algo sonrojado-

Yo no iba a tomar las terapias contigo, yo estoy aquí por error, no sé si deba decírtelo, pero me dieron mal la dirección y no pude dar donde mi hermana me mando. Así que no quise perder el tiempo y pues me quedé aquí. Sofia no dice nada, solo lo ve y sonríe, descuida es normal equivocarse con las direcciones, esta ciudad es grande. Dijo ella mientras tomaba asiento.

De hecho yo también debo confesarte algo, antes que empecemos debo decirte que tu esposa estuvo aquí, ¿se llama Scarleth cierto? El joven queda impactado. Sí así es; ¿cómo lo sabes? Pregunto Daniel-

Bueno ella vino aquí y me hizo acusaciones graves el día de ayer, no sabía que era tu esposa hasta ayer por la noche que los vi discutiendo. Yo iba por mi coche al lugar donde había aparcado, fue entonces donde pude verte, mi secretaria y yo asumimos que era tu esposa, era algo obvio para nosotras. Tu esposa me acusa que tú y yo salimos y asegura que yo te doy terapias a ti de meses atrás.

Dios no puede ser. Se expresó Daniel muy apenado, estaba muy asustado pues estaba muy sorprendido. La terapia se había convertido en una escena de novelas, nada que ver con lo que él esperaba, pero las cosas así estaban.

me disculpo, de verdad siento que ella haya venido aquí  a faltarte el respeto. Ese día que tuve la primera cita yo le di la dirección para que llegara, y eso de decir que salimos pues debe ser una confusión. Ella me cela con una amiga que es psicóloga, yo tuve un accidente hace algunos meses atrás y quede traumado. fue algo amargo lo que pasé, así que decidí buscar ayuda y acudí a mi amiga. Desde ese entonces ella ame cela. Debió confundirte con ella, Pues no se conocen.

Para Sofia todo estaba cuadrando, ya todo tenía una explicación clara. Debes hablar con ella y explicar todo a detalle, no necesito problemas, ¿quién los necesita cierto? Dijo Sofia.

Tienes toda la razón, yo le explicare a ella para que tú no estés en este enredo. Y muchas gracias por tu confianza. Dijo Daniel algo pensativo- Relájate ya pasara todo esto, intenta salvar tu matrimonio. -Sugirió Sofia- mira tengo un buen libro léelo te- ayudara con tu pareja, tomaras buenas decisiones al leerlo. Te lo regalo, créeme te ayudara de mucho.

Muchas gracias, eres muy amable, llegar por error a tu consultorio talvez haya sido lo mejor, ni mi amiga que me conoce me hace entrar en tanta confianza. Dijo el joven algo triste.

Continuara…

Capítulo#2 un Bonito error

Un libro siempre tendrá mensajes claros, está en nosotros querer ver la realidad. Podríamos tener la verdad frente a nuestras narices y no darnos cuenta de ella, o ya sea que no la queremos ver, en fin; no hay nada más triste que engañarse a uno mismo.

La vida está llena de coincidencias y complicaciones como para tomar decisiones tardías, es mejor actuar rápido antes que todo empeore. Es así como podemos librarnos de caminos que no conducen a ningún lugar.

Muy temprano por la mañana Sofía conduce a su consultorio. Olvida que ese día la extraña llegaría. Cuando ella entra a la sala de espera de su consultorio, lo primero que ve es una mujer sentada leyendo una revista. Saluda muy cordialmente, la mujer que está sentada responde al saludo y a la vez le hace una pregunta. ¿Disculpe es usted Sofía?  -Si así es respondió ella-

Yo soy Scarleth, hable por teléfono contigo hace un par de días y necesito aclarar las cosas.

-dijo la extraña que dice llamarse Scarleth-

Sofía queda sorprendida, y sin más espera la hace pasar, pide a su secretaria que no le pase ningún expediente y de ser necesario que suspenda la primera cita.

La escucho; en que puedo ayudar? ¿De qué se trata todo este misterio? pregunto Sofía tratando de entender las cosas. Estoy al tanto de todo, sé que mi esposo se ve con usted a escondidas. Dijo scarleth muy seriamente, mientras Sofía quedaba paralizada.

No, no, no. usted está confundida. Yo no salgo con su esposo ni con el esposo de nadie.
Respondió ella, ya más calmada. Obviamente sabía que era todo un error, y que no tenía nada que esconder. Más sin embargo aquella mujer insistía en que era ella quien salía con su esposo.

Sé muy bien que usted  tiene una relación con mi esposo, él tiene terapias con usted hace algunos meses atrás. Y se quiere separar de mí por el amorío que ustedes tienen. Espero por su bien que no siga metiéndose con  mi marido. -dijo ella muy enfadada- le exijo que salga ahora mismo de aquí, me está ofendiendo no conozco a su esposo y usted está en un grave error, no tengo relación con pacientes así que por favor salga de aquí.

-dijo Sofía sin perder la calma- Scarleth sale muy molesta sin decir nada más. Sofía esta calmada pero debe estar alerta. Es una psicóloga muy exitosa y sabe lo que una mujer celosa e impulsiva puede hacer por un hombre, ella no tiene nada con su esposo que ni siquiera conoce, o almeno eso piensa…

Ella sigue con un nuevo capítulo del libro, eso le ayudara a relajarse y olvidar un poco la escena esa. El libro que lee habla de todo un poco de las relaciones que se van a pique por personas que no saben mantener vivo un amor, por personas incapaces de respetar los derechos de su pareja. Habla del machismo en los hombres que no dejan que sus esposas tengan un trabajo o que puedan salir con amigos.

Es necesario confiar en la pareja, es necesario confiar en uno mismo. Una planta no podría crecer sanamente si no recibe  la luz del sol. Una pareja dejara de crecer si no iluminan sus vidas con su espíritu. La grieta en las relaciones empieza con discusiones leves, falta de confianza, celos, malos entendidos por no saber escuchar. Falta de ánimo por mantener un hogar en pie, es necesario que en un hogar haya paz, de lo contrario será una casa vacía por mas habitada que este. Esa grieta en meses ya no será solo eso, será una gran ranura en donde se podrá ver cada error cometido por ambos, empezarán a darse cuenta de las faltas de cada quien, pero en la mayor parte de los casos esas grietas no son reparadas, suelen convertirse en grandes abismos en donde ninguno de los dos estarán dispueston a cruzar por miedo a caer al  vacío. Es allí donde no hay nada más que hacer. Por rencor, por ese orgullo que tanto daño hace todo habrá acabado, todo por no haber hecho las cosas a tiempo. Ahora una relación con tan grande abismo no es fácil de recuperar.

Las cosas se hacen cuando se pueden hacer.

Continuara…

introducción; un bonito error.

C-_Users_UnlockGroup_Desktop_un-bonito-error

Sofia una joven psicóloga de 31 años que ejerce su carrera en la ciudad de México, se verá envuelta en una confusión por una extraña que hace de sus días rutinarios algo novedosos. perder la calma no es una opción para alguien que ejerce este tipo de carrera, pero esta es una gran excepción; ya que la situación la lleva a tomar medidas drásticas sin saber que conocerá al amor de su vida. todo por algo en lo cual ella no tiene nada que ver, y se convierte en un bonito error.

¡Nuevo!


Ahora usted podrá descargar su capítulo en formato PDF; o si gusta simplemente hacer click en la nueva sección; leer libros. cada capitulo por separado, y fácil de encontrar en su vinculo.

htt://dreamslyrics.com

El poder de las letras

derechos de autor reservados

por: C.España

capítulo #7 final de palabras en papel.

ella se alista para la hora de la cena, muy elegante como siempre. vestido rojo, un  collar de perla y aretes de oro blanco. se ve espléndida; su vestido tan elegante luce como un puente entre el deseo y el delirio. esas perlas adornando su cuello que grita un par de besos con delicadeza. y esos labios tan sensuales en busca de revivir pasiones. un par de tacones muy finos que dejaran huella al dirigirse a esa cita; es impecable su elegancia no hay detalle por alto.

sabe que es una cena importante, que necesita conversar con él; a pesar de tantos conflictos y ese rencor que aún guarda, pero que podría ser arrancado con tan solo un rose de labios.

mientras tanto él hace lo mismo, se prepara para una elegante noche, su traje Armani ajustado a su medida. su reloj fino y elegante. con una colonia para caballeros que encanta a cualquier doncella.

sabe que esa noche debe dejar las cosas más claras que nunca y que deberá conseguir que mariana deje ese récor que tiene por él, después de todo no es culpable de nada, pues aquellas últimas palabras en papel no fueron más que su amor puro plasmado y que se han convertido en un mal entendido, ahora él debe reescribir su historia. no será fácil, conoce a mariana, pero ambos saben que la verdad está dicha y probada.

todo estará al borde de aquellos sentimientos de un amor que aún no muere, hay esa llama de pasión que un momento ambos decidieron encender, tienen ese deseo mutuamente de-

amar; talvez esta vez sea más intenso. solo es cosa que ambos decidan empezar una historia que hasta ahora está en papel. el amor de verdad no muere, tan solo es opacado por el rencor, desesperación, errores y mentiras.

una casa hermosa a la orilla de la playa será el lugar de la cena, las olas del mar se escuchan de cerca, el viento es como una sinfonía al compás de ellas y la luz de luna es como un faro que iluminara esa noche.

casa 2.png

para Kenneth es un privilegio que Mariana haya aceptado la cena, él sabe que nada ha sido fácil para ella. por esa razón no la ara perder el tiempo y le tendrá el detalle de la cena en la playa. la noche les ayudara en todo, tienen un panorama que los respaldara y una hermosa historia por reescribir.

ella está actualmente muy relajada pues todo lo que la tenía con la mente ocupada era la empresa, pero ahora ya todo va cuesta arriba. se siente libre como una vez se sintió. ya casi llega la hora, su madre le sugiere usar el mismo perfume que usaba en aquel entonces.

ella con una sonrisa dice; tienes razón madre, es una estupenda idea. como si las coincidencias fueran poco, él toma la misma decisión por sí mismo, y decide usar la misma colonia que una vez uso. se verán radiantes los dos, no por sus atuendos si no por el brillo en sus ojos que tendrán en ese momento que ambos estén a solas.

! Roberto! -Era Mariana llamando al chofer de la familia-

por favor llévame a la cena.

si señorita así será. ¿ya está lista cierto? -pregunto el chofer- si así es, podemos irnos ya.

-respondió mariana-

se dirige a una trampa del destino, sin saberlo se verá envuelta en una pasión de la cual no podrá escapar. esa pasión que la hiso feliz un día, ella no conduce con ideas de caer. pero el pasado ahora está más vivo que nunca; y no perdonara ese deseo que aun duerme en ella.

en cuanto a Kenneth pues el sí está decidido a conquistarla, volver a sonreír por las mañanas con un aroma de felicidad. por ese amor que un día fue y que desea que siga siendo, eran jóvenes sin tanto compromiso en aquel entonces; ahora están dedicados a un trabajo. por su parte un negocio que fue de su padre. y por parte de ella una empresa familiar.

Kenneth aún tiene la idea de hacer una sociedad. así que igual aparte de la cena romántica, también le tiene esa propuesta nuevamente.

finalmente llega ella y su chofer. en la entrada el mayordomo espera por ella para conducirla a la sala en donde esta Kenneth.

¡buenas noches Mariana! -saludo el mayordomo-

buenas noches muy amable. respondió ella- pase adelante, por aquí por favor.

-respondió el-

ella admira el jardín de la casa mientras avanza, las paredes blancas de la casa muy hermosas como vestido de novia, se podía apreciar la decoración a detalle. unas ventanas grandes con vista a la playa, y unas cortinas de color verde olivo, el jardín huele muy bien. Hay flores de varias especies, entre ella las orquídeas y girasoles que tanto le gustan a ella.

él está en la sala, sabe que la señorita ha llegado. esta algo nervioso y no es para menos pues una noche así no la tenía desde hace algunos años. cruzan la puerta, el mayordomo se retira con un gesto de cortesía. de nuevo están ellos dos solos, y esta vez con una velada por delante con miles de cosas por atender.

¡buenas noches Mariana! saludo él; con un sonrisa iluminada-

buenas noches, gracias por la invitación. respondió ella, igualmente con una mirada que iluminaba más que la luna de esa noche.

gracias a ti por venir, eres muy amable. dijo el acercándose a ella lentamente-

no correrás esta vez, ¿cierto? pregunto el muy sonrientemente, ella no pudo contenerse e igual sonrió-

Kenneth la toma de la mano y le ofrece sentarse.

¿quieres algo de vino? pregunto el-

claro está bien. -respondió ella-

él sirve vino de él que ella produce, el mismo que el distribuye.

le sirve la copa, brindo por ti, por esta cita, por tu empresa y por todo lo que la vida nos ha puesto. -comento el viéndola fijamente a los ojos.

hacen el brindis y es allí donde él hace el primer halago, lindas perlas adornando tu elegancia.

-dijo el algo cerca de ella-

muchas gracias tú te vez muy elegante, siempre lo fuiste. respondió Mariana con mucha elegancia.

Kenneth la toma de la mano una vez más, ven conmigo quiero mostrarte algo.

-comento el muy seguro de sí mismo-

la hace pasar a una sala de arte. mira que bellos cuadros, sabes que siempre fui amante del arte. comento él.

si lo sé, nunca olvide tu buen gusto por el arte. respondió ella viéndolo a los ojos-

él sonríe y deja que ella baya apreciando poco a poco cada obra, hasta que se encuentre con una sorpresita.

ella sigue viendo uno por uno los cuadros y dando su punto de vista, cuando de repente ve el cuadro.

la primera sorpresa de la noche. es un cuadro grande hermoso enmarcado en dorado.

ella queda erizada y no dice nada, la sorpresa es algo que la deja sin aliento, emocionada, es la foto de ellos dos. Una que tanto les gustaba a ambos, justamente colgada al centro de todas. Mariana se da cuenta que él era el mismo de antes, que aun guardaba sorpresas para ella, parecía que nada había cambiado, ella se estaba sintiendo en confianza una vez más.

yo nunca te olvide. dijo Kenneth mientras la tomaba de la mano, yo te recordé siempre y nunca quise olvidarte no había motivo alguno para hacerlo. espero puedas perdonar mi ausencia por todos estos años.

creo que no tendría caso seguir con este rencor que me quema el alma. respondió Mariana mientras se aferraba a sus brazos. eso era ya una reconciliación, amenos ya no estarían en rencor. todo estaba cambiando, ella había sufrido tanto por aquella distancia, por la muerte de su padre, por la lucha de su empresa, por el dolor y desesperación. pero ahora el cielo gris estaba tomando sus colores.

gracias Mariana, me hace sentir bien que tú ya no estés más molesta conmigo.

-dijo el-

tengo una sorpresa para ti, ven entra en esa habitación y vístete. es ropa para la ocasión, la cena será en la oriya de la playa lamento no comentarlo antes, pero arruinaría la sorpresa.

-dijo Kenneth-

ella sorprendida, pero aún no sabe la verdadera sorpresa, un detalle de parte de Kenneth aria despejar cualquier duda de su cabeza.

finalmente, ambos se visten y se dirigen a la playa, es allí donde ella puede ver las velas-

todo decorado con rosas. su vino favorito, una dedicatoria en la meza, su aroma favorito y un par de detallitos más.

prepare esto para ti en honor al tiempo aquel en que fuimos muy felices, para pedirte que me des una oportunidad. ahora que sabes que nunca te abandone, fue el destino y será el quien se encargue del resto. ¿qué dices? Comento el-

acepto, tienes razón. tú no eres el culpable de que yo haya sufrido, y por esa razón estoy dispuesta a dejar que las cosas fluyan. pero no prometo mucho tiempo a esta relación mi empresa me necesita. dijo ella con un gesto de preocupación-

descuida yo puedo comprender eso, y ahora que las cosas marchan bien yo aún quiero que aceptes mi propuesta de funcionar las empresas. yo prometo que todo estará bien y será una sociedad justa. -Sugirió el-

no puedo decirte que sí, pero lo pensare a la mejor y si acepto.

-dijo ella sonriendo-

por cierto, ambos usamos las mismas fragancias que solíamos usar antes, dijo ella ruborizada-

si tienes razón, hueles muy bien. dijo Kenneth acariciando su mejía.

¡sabes! está bien toma tu decisión, no hay tanta prisa dijo él; tomándola de la cintura, acercándose poco a poco, besándola muy suavemente luego de tantos años.

FIN.

hh

 

 

 

 

 

 

 

trabajando en el final.

escribiendo Capítulo #7 y final de palabras en papel.

nuebo ebook

Capítulo #6 palabras en papel

Mariana regresa a su oficina, su hermano Eduardo le tiene una excelente noticia. Le dice que el banco ha llamado, que debe presentarse para hacer una negociación que posiblemente le reduzca la deuda a un buen porcentaje. Ella no espera más y se dirige al banco que siempre ha estado a disposición de la empresa.

Cuando llega la recibe el gerente. Buen día señorita mi nombre es Jorge soriano-
Buen día soy mariana Galván. -respondió ella. Si yo sé quién es, estamos a su disposición. Respondió el gerente.
Tome asiento por favor. Tengo algunas propuestas para usted, este banco siempre ha contribuido con el desarrollo de algunas empresas, y la suya no es sección. Conocí a su padre a finales de los ochentas, así que estamos en confianza. Cuénteme su situación para poder darle opciones.
-comento Jorge el gerente del banco-

Mariana le plantea la situación de la empresa, ella ahora tenía el apoyo del banco. Era más que una buena noticia. Se podría decir que era la solución por la cual ha estado trabajando todos estos meses. Ella sabe que puede obtener una buena negociación pues es buena para hacerlo. sus estudios le facilitan ese arte para los negocios, esa certeza para poder obtener resultados.

El gerente esta algo sorprendido al notar que mariana es toda una emprendedora, una mujer con ganas de triunfar, que siempre busca más que alternativas para hacer las cosas de una mejor forma. nota que es igual que su difunto padre. Es allí donde el decide hacerle la mejor de las propuestas de una buena vez.
Mariana yo quiero que tu empresa se vaya arriba; que salgas a flote.
-comento Jorge-
¡Muchas gracias! -respondió ella muy sonriente-

Te daré un descuento de un 30% de toda la deuda, y aparte de eso reduciré la tasa de interés. También te daré la opción que tu pongas la cuota para que te puedas acomodar sin ninguna presión. Tu padre y yo hicimos muchos negocios y jamás me fallo. Así que yo espero lo mismo de ti. ¿Qué te parece?  -pregunto Jorge-
Mariana encantada, y feliz por los halagos a su padre, le agradece al gerente y acepta la opción decide ponerse al día con la deuda y poder gozar del beneficio de descuento. Es bueno contar con su ayuda señor, es usted muy amable espero seguir trabajando con el banco y hacer futuros negocios. Respondió Mariana-
Es un placer poder ayudar.
-respondió el-
Le are llegar los documentos a su oficina para firmar el acuerdo, espero usted pueda salir rápido de esta situación.

Muchas gracias mi padre estaría feliz de saber que usted está ayudando a la empresa.
-dijo Mariana con una sonrisa encantadora-
Lo sé; fue un buen hombre de honores. -respondió Jorge-
Gracias de nuevo.
-dijo ella-
Me retiro fue un placer conocerlo. Hasta pronto señorita mariana.
-respondió Jorge-
A todo esto ella no se dio cuenta; que Kenneth había solicitado ayuda al banco. Obviamente en honor al padre de mariana, pero con esa pequeña ayuda. Kenneth es un hombre muy conocido en el rubro empresarial, ya que no solamente es distribuidor de vinos. Si no que también es accionista en bienes y raíces. En fin; se puede decir que tiene un poco de poder hablando en el sentido de los grandes empresarios.

Esa ayuda del banco era lo que ella necesitaba, gracias a ello podrá producir a un móvil que le permitirá proveer a Kenneth y otros clientes. A estas alturas sabía que la empresa comenzaba a tomar un buen balance. Y que no había necesidad de hacer sociedad con nadie. Ni dejar de trabajar, al contrario. Era el momento de producir más y más. Durante años el viñedo había sido la fuente que proveída uno de los mejores vinos a todo el mundo.
Ahora ella tenía el timón de ese barco, ¿pero y de su vida personal? ¿Será que podrá con el rencor? saber perdonarnos a nosotros mismo es la manera de dejar el rencor y aprender a perdonar a los demás.

Continuara…

Capítulo #5 palabras en papel

Te amé, y sufrí mucho cuando me aleje de ti. No pienses que no me importaste.
La vida nos envuelve en situaciones de las cuales no todo el tiempo podremos liberarnos,después de aquella carta yo esperaba verte a la semana siguiente, y todas esas promesas en papel iba a cumplirlas.

¿Qué paso? pregunto mariana-
Esa misma tarde que deje la carta en tu casa, yo salí a una reunión donde me iba a ver con un amigo, el nunca llego. En vez de verlo a él, me encontré con la policía.
Una semana antes yo hice un negocio con el padre de él, sin saberlo caí en su trampa. Fui víctima de una cuartada.
Sabes fueron 3 años en prisión sin tomar en cuenta que me dedujeron uno por buen comportamiento. Cuando yo regrese tú ya no estabas, te habías mudado y luego te seguí buscando. Para ese entonces tú ya tenías otra vida y yo no estaba en ella.
Por fortuna en ese entonces las empresas pertenecían a mi padre y yo no perdí nada más que 3 años de mi vida y un gran amor.

Mariana sorprendida con lágrimas en sus ojos lo ve con mucha tristeza-
Para ella era duro saber que nada de lo que había creído era real, pues la explicación de Kenneth es algo que la deja desorientada y algo que tampoco esperaba.
Él le muestra las pruebas de lo que dice, una fotografía cuando salía de prisión que un amigo le había tomado, también una hoja donde él había firmado su libertad.
Lo siento, trate de avisarte, de hacerte saber que estaba en prisión. Pero nunca puede. Respondió Kenneth ya sin fuerzas al ver que ella sufría aun-
Él se acerca y quiere abrazarla, ella no corresponde, sus lágrimas son inevitables. Lo que había escuchado era una historia absurda pero era real. Salió corriendo de la oficina y él fue tras de ella. A unas cuadras del lugar en donde estaban él se accidenta, impacta en una área que estaba en construcción, mientras tanto ella no se dio cuenta que él iba tras de ella. Mariana llego a su casa con el alma en pedazos.
Ella se hiso de una idea de la cual ya había superado, pero ahora que se dio cuenta que la historia es otra; volvió a pasar por el mismo sufrimiento aquel.

Por ese momento de desilusión del cual nadie en la vida se escapa, justamente esos fragmentos de angustia que vive una persona cuando se da cuenta que todo lo que se tiene no dura para siempre.

Al día siguiente ella se encuentra en su trabajo, de costumbre lee el periódico. Es allí donde se enteró que él había tenido un accidente. Le dice a su secretaria y amiga que la acompañe al hospital, pide que la dejen pasar para poder verlo. Él se sorprende al verla allí frente a él.
No espere verte, comento el-
Me entere esta mañana que habías tenido un accidente- respondió ella con sus ojos marchitos.
Fue ayer por la tarde cuando salí tras de ti, no hice un alto y choque en una área en construcción. No quería que te fueras así. Respondió el algo adolorido-
Ella se acerca a la camilla, lo toma de la mano y le besa la frente, espero te mejores pronto solo venía a saludarte. Debo regresar tengo cosas por hacer en mi oficina las cosas están mejorando y cada vez tengo más compromisos.
Siento que esto haya pasado, hasta luego, vendré pronto a visitarte.
-dijo ella-
Las cosas mejoraban para ella en la empresa, estaba saliendo con algunas cosas que impidan avanzar en el desarrollo.
Tres días después ella regresa al Hospital pero el ya no estaba, pues no había sufrido nada grabe y había sido dado de alta, ella pregunta dónde está el paciente de la habitación 54. Le dicen que se ha marchado.
Ella sale del hospital, es allí donde recibe una llamada, es Kenneth que le llama para invitarla a una cena, la invita a su casa que tiene a la orilla del mar. Ella acepta la invitación a cenar.
Estaba más que claro que aquellos resentimientos estaban pasando, que aquella angustia vivida ya tenía un respiro y una nueva oportunidad. al menos para terminar sin rencores.
O algo más…